13
Ene

¿Ha cumplido la Reforma Laboral sus objetivos?

La reforma laboral entró en vigor el pasado 7 de Julio, con la publicación en el BOE de la Ley 3/2012 de 6 de Julio. Sin embargo, la realidad es que opera en nuestro mercado laboral desde su aprobación por el Real Decreto 3/2012 del pasado mes de Febrero. Hagamos un balance de la reforma laboral.

Estos primeros meses de vigencia nos permiten sacar las primeras conclusiones sobre si la reforma laboral ha cumplido sus objetivos o no.  Pero antes merece la pena realizar un breve análisis comparativo de nuestra situación con respecto a Alemania en estos años. En el peor año de la crisis, el 2009, la economía española cayó un 3,7% y la alemana un 5,1%. Aquel año, mientras España destruyó 1.2 millones de empleos, Alemania creó 20.000 puestos.

Detrás de esta comparación están las medidas de flexibilidad interna en las empresas. Veamos la evolución en cada una de las materias:

  • Trabajadores afectados por Expedientes de Regulación de Empleo. Según los datos del Ministerio de Empleo hasta Agosto de 2012, se han visto afectados 299.021 trabajadores, un 153% más que en 2011. Comparado con el mismo periodo de 2009 –año con recesión económica y sin reforma laboral-, la caída es del 30%. De lo que se deduce que la regulación de los ERE está siendo efectiva, aunque el número de trabajadores sea mayor motivado por la peor situación económica en este año respecto de los años anteriores. Del total de trabajadores afectados, tan sólo el 17% los son con medidas extintivas, el 63% esta afectado por medidas de suspensión y el 20%,  por medidas de reducción de jornada. Por lo que se está consiguiendo uno de los objetivos de la reforma que era aumentar las medidas tanto de suspensión como de reducción de jornada.
  • Según los últimos datos del Primer Observatorio de Seguimiento de la Reforma Laboral, el 40% de las empresas prefiere usar herramientas de flexibilidad interna antes que despedir, siendo las más utilizadas la movilidad funcional y la modificación sustancial de condiciones de trabajo. El 35% de las empresas que han realizado despidos, combinan los ajustes cuantitativos (suspensiones, reducciones de jornada) con medidas más cualitativas (movilidad, modificación de condiciones y descuelgues). Otro elemento importante es saber la banda en la que actualmente se están moviendo las indemnizaciones, recordemos que antes de la reforma estaba entre los 45 y 55 dias por año de servicio, frente a los 20 dias y  33 días por año actuales.
  • La Negociación Colectiva y su figura estrella, los Convenios de Empresas. En  este ámbito, otra de las claves de la reforma laboral era la prioridad aplicativa de los convenios colectivos de empresa, en detrimento de los del sector. En este sentido se observa una caída de los convenios provinciales, reduciendo a la mitad el numero de trabajadores afectados de 2011 a 2012, si bien hay que considerar la ralentización que en materia de negociación colectiva se esta produciendo en los convenios de sector, motivado, fundamentalmente, por la intransigencia de la representación sindical al aplicar la reforma laboral. En el último año se han registrado 2.994 convenios colectivos, lo que supone una caída del 53% desde el máximo del periodo 2008-2009.
  • Es importante señalar también que algunos fallos judiciales importantes están avalando la reforma. Así, la reciente sentencia de 10 de septiembre de la sala de lo social de la Audiencia Nacional, declara de un modo rotundo la primacía de lo que disponga el convenio colectivo de empresa frente a lo que pueda disponer el convenio de sector. Y se deja claro en la sentencia que el mandato se refiere no sólo a los nuevos convenios sino también a los preexistentes en 2012. En el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía se han producido 115 Acuerdos de descuelgue de Convenios Colectivos de Sector, con acuerdo. Según datos del Observatorio en relación a los descuelgues, la mayoría se han empleado para afectar al salario (70% de las empresas) y la jornada y horario de trabajo (42%), mientras que la afectación simultánea de varias condiciones presenta menor frecuencia (23% de las empresas).
  • La evolución de los salarios pactados, por su parte, mantiene las tendencias anteriores a la reforma: cae el incremento medio en los convenios de sector y se mantiene estable en los empresariales, siendo ambos inferiores al IPC. Concretamente, para los nuevos convenios negociados en 2012 un 0,75% y, para los revisados, un 1,5%.
  • La potenciación de la contratación indefinida. Aunque era el primer objetivo de la reforma, los últimos datos de desempleo proporcionados por el Ministerio, de octubre de 2012, http://www.sepe.es/contenido/estadisticas/datos_avance/datos/datos_2012/AV_SISPE_1210.pdf, son alarmantes: 4.833.521 parados. Por tanto, es una asignatura pendiente que no cambiará hasta que no lo haga la economía y se solventen los problemas financieros y de crédito de las pymes. El número de contratos indefinidos tan sólo representan el 8% del total de contratos registrados de enero a octubre;en concreto, 908, frente a 10.650 contratos temporales. Se perciben algunas orientaciones positivas: el número de contratos indefinidos  a tiempo parcial registra un incremento del 3% respecto al año anterior. El 20% de las empresas encuestadas por el Observatorio afirma que la nueva regulación en materia de contratación a tiempo parcial ha incrementado el número de contratos formalizados. Cabe destacar que hasta la fecha se han celebrado más de 50.000 contratos denominados de emprendedores, lo que representa un signo favorable dentro de este negro panorama
  •  La reforma laboral supone un espaldarazo definitivo al ‘outplacement’. Aunque no ha tenido el mismo impacto mediático que los despidos, la reforma laboral establece que todos los ERE que afecten a más de 50 empleados deberán contratar obligatoriamente un servicio de outplacement con una empresa especializada, lo que supone un empuje de definitivo para el sector en España, cuyas empresas son expertas en la gestión de los procesos de recolocación de profesionales. Los sectores financiero, farmacéutico, tecnológico y de consumo son los que, a día de hoy, han optado mayoritariamente por ofrecer servicios de recolocación. El tiempo medio de recolocación de una persona sin ayuda de una empresa de recolocación es de 14 meses, tiempo que se reduce entre un 50%  y el 80% si lo hace de la mano de una empresa especializada. Recordemos que la reforma laboral establece un periodo de acompañamiento de seis meses.
  • En conjunto, estos datos vislumbran una tendencia hacia un aumento de las medidas de flexibilidad interna en detrimento de la externa (despidos). Y aunque la reforma laboral va en la buena dirección, lo cierto es que en medio de una tormenta económica perfecta es difícil crear empleo.  Se deberán solucionar antes los problemas del sector bancario y financiero para que fluya el crédito a nuestras empresas y que se genere la confianza suficiente para invertir. Ese es el único camino para la creación de empleo, por lo que su recuperación se producirá a largo plazo.

 

Did you like this? Share it:

Escribir respuesta

*